AUGC Almería denuncia la frecuente agresión a guardias civiles en la provincia y las consecuencias que además deben sufrir por ello, siendo absueltos dos agentes agredidos en La Alfoquía de Zurgena

La detenida forzó la ventana de una de las viviendas y logró sustraer una gran cantidad de joyas valoradas en cerca de 5.000 euros.

Desde hace años, AUGC Almería viene denunciando reiteradamente las agresiones a guardias civiles que trabajan en la provincia, que además tienen que contemplar cómo sus atacantes son puestos en libertad mucho antes de que aquellos se recuperen de los daños sufridos.

 

Se trata de una situación absolutamente inasumible en un Estado de Derecho y ante la que, además, deben sufrir el abandono de la propia institución a la que sirven. Es lo que se produce cuando los propios agentes son investigados a causa de lesiones causadas a sus agresores al defenderse de sus ataques y actuar, por tanto, en legítima defensa.

 

Esto supone que estos trabajadores no pueden ascender ni recibir condecoración hasta no ser absueltos, en procesos que se alargan durante años.

 

Por ello, deben ser los propios servicios jurídicos de AUGC los que velen por los derechos de estos guardias civiles. En este sentido, cabe destacar que el pasado 22 de enero una sentencia judicial absolvía plenamente a dos agentes que en 2016 fueron agredidos por un conductor y su pareja en la localidad de La Alfoquía de Zurgena, cuando ante una colisión contra una vivienda se le requirió a éste la realización de la prueba de alcoholemia, a lo que se negó violentamente.

 

Los dos agentes fueron atacados a puñetazos, sufriendo uno de ellos un fuerte esguince de tobillo al tratar de reducir a uno de sus agresores. Una lesión que le dejó fuera de servicio durante una temporada.

 

Ahora, más de tres años después de los hechos, el buen trabajo de los servicios jurídicos de AUGC ha conseguido limpiar el buen nombre de sus afiliados.

 

AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización y la desmilitarización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

Salir de la versión móvil